Navigate Up
Sign In
Menu

Un mensaje del obispo

Image: Most Rev. David J. Walkowiak, bishop of Grand Rapids, in his office at Cathedral Square CenterEscuchando las esperanzas, sueños y preocupaciones de la juventud
(Julio/Agosto 2017)

 
Mis queridos amigos,
 
El Sínodo de los Obispos es un grupo de Obispos Católicos que han sido elegidos de diferentes regiones del mundo para reunirse cada tres años a fin de ayudar al Papa a considerar temas pertinentes a la actividad de la Iglesia en el mundo. Los últimos dos sínodos produjeron las exhortaciones apostólicas del Papa Francisco “La Alegría del Evangelio" (Evangelii Gaudium) y “La Alegría del Amor” (Amoris Laetitia). La primera aborda la tarea de la nueva evangelización mientras que la segunda trata de los cuidados pastorales de la familia. Ambos documentos sinodales siguen siendo estudiados como una guía para la vida de la Iglesia.
 
El próximo Sínodo de Obispos se celebrará en octubre del 2018. Su título es “Los Jóvenes, la Fe y
el Discernimiento Vocacional”. Estos son tres temas importantes y están interrelacionados cuando se trata de la vida y la vitalidad de la Iglesia. La población escogida para la reflexión del Sínodo es la juventud católica entre 14–29 años.
 
El promedio general de deserción en la Iglesia Católica y en particular entre la gente joven es bastante
alarmante. Casi el 50 por ciento de los adolescentes católicos pierden su identidad católica al final de sus
20 años. Aunque el número de americanos que se identificaron como “nones”, o no afiliados a ninguna
religión ha aumentado a más del 20 por ciento, abandonar la Iglesia Católica, raramente significa que
se conviertan en ateos. Muchos ex-católicos continúan creyendo en Dios y algunos de ellos siguen orando.
Pero ellos tienden a identificarse a sí mismos como “espirituales, no religiosos”. Ellos abrazan la actitud
de quien cree en Jesús, pero dejan a un lado la Iglesia. Los sentimientos son importantes no la institución: “Estoy feliz, entonces estoy bien, y por lo tanto son mis amigos” Además, algunos jóvenes católicos creen que el catolicismo es incompatible con lo que ellos están aprendiendo en la secundaria o la universidad.
 
Existen otros desafíos formidables. El Instituto para la vida de la Iglesia en la Universidad de Notre Dame
publicó un informe en el 2015 titulado “Entender a los jóvenes ex-católicos: resultados de un estudio nacional de adultos emergentes norteamericanos”. Mientras el estudio identificó algunos caminos prometedores para acercarse a los jóvenes católicos, también señaló desafiantes realidades:
• Las enseñanzas católicas golpean a los adolescentes y jóvenes adultos por su estrechez y rigidez.
• Hay mucho más pluralismo en ir de una Iglesia a otra sin compromiso con ninguna de ellas, lo cual hace que la juventud dude en asumir compromisos religiosos.
• La fe de los padres influye en el hecho de que los niños crezcan como católicos comprometidos. Los padres católicos de hoy tienden a ser menos comprometidos, menos consistentes, menos vocales y sofisticados sobre su fe.
• Hay una convicción generalizada entre los jóvenes de que fe y razón, revelación y ciencia son fundamentalmente incompatibles.
 
Es en este entorno desafiante en que la Iglesia de todo el mundo comienza a prepararse para su próximo
sínodo. Como es el caso de los sínodos, a cada diócesis se le ha pedido un periodo de consulta con
todos aquellos que puedan ayudar en la formación del documento que va a ser utilizado como punto
de partida para los diálogos sinodales. Durante este tiempo de preparación, tengo la intención de dedicar
tiempo a escuchar a los jóvenes de la diócesis. Espero aprender acerca de sus esperanzas, reocupaciones,
sueños y deseos. Estoy invitando a los jóvenes a una de nuestras sesiones diocesanas de escucha como una manera de recopilar información importante para ser considerada durante el sínodo. También, pido a los párrocos y ministros parroquiales que pasen tiempo escuchando a nuestros jóvenes. Estas sesiones de
escucha tendrán lugar en sus comunidades locales.
 
Como católicos adultos, tenemos una rica herencia de fe para transmitirles a nuestros hijos a lo largo de
sus años como nuevos adultos y para toda su vida. El próximo sínodo enfoca su atención en la juventud
que es un aspecto importante de la misión general de la evangelización. Nosotros que somos la Iglesia
de hoy debemos estar inspirados para encontrar una manera clara y atractiva de proclamar nuestra
fe a todos los jóvenes ya sean o no católicos o no. Oremos juntos por el éxito de este Sínodo y por el
Papa Francisco mientras continúa pastoreando a la Iglesia. Que nuestros esfuerzos de asistir en este
proceso preparatorio les permitan a la Iglesia y a la familia de fe, encontrar, estimular y acompañar a
nuestros jóvenes en el camino espiritual que conduce a un conocimiento personal y de amor a Cristo, el
Buen Pastor. 
 
Sinceramente suyo en el Señor,
Reverendísimo David J. Walkowiak
 
LA DIÓCESIS DESEA ESCUCHAR A LOS JÓVENES Y A LOS JÓVENES ADULTOS PARA PREPARARSE PARA EL SÍNODO. PARTICIPA DE LA ENCUESTA EN: bit.ly/DOGRSynod2018. PARA BUSCAR MÁS INFORMACIÓN ASISTE A TU PARROQUIA LOCAL.