Navigate Up
Sign In
Menu

Atraemos a otros al evangelio por nuestro testimonio y nuestra alegría

Image: Father RenéEscrito por Padre Zulema Moret | Fotografia por Eric Tank
 
Durante 70 años los Padres Paulistas y la gente del Centro de Información Católica (CIC), han proclamado el Evangelio en el oeste de Michigan. Primeramente, se ubicaron en la calle Ionia, en Grand Rapids. En 2008 se trasladaron a Cathedral Square (Centro Pastoral de la Diócesis), lo que trajo el corazón de la misión Paulista al centro de la ciudad, con el apoyo de la Diócesis de Grand Rapids. La formación continua de los parroquianos, un ecumenismo respetuoso, y una profunda enseñanza del Evangelio son algunos de sus importantes logros en la comunidad. Para conocer con mayor profundidad los planes y objetivos que programa el Centro de Información Católica hemos conversado con su Director, el P. René Constanza, oriundo de Belize, y latino de origen y formación.
 
Al preguntarle al P. Constanza sobre su historia como sacerdote y latino nos cuenta: “Siempre que me
hacen una entrevista sobre el sacerdocio me refiero a mi familia, porque vengo de una familia muy grande, somos nueve hijos, yo soy el séptimo. De nueve, tengo cinco hermanas y tres hermanos. Crecimos con padres que trabajaban en el servicio público, mi madre era enfermera y mi padre trabajaba para el gobierno y nosotros teníamos que ayudarnos, mi hermana era como una segunda mamá. Nos inculcaron muchos valores, el trabajo, la comunidad, el estar el uno para el otro. Todo esto me ha ayudado a ver la realidad de nuestro pueblo, además de la lucha de mis padres, y del esfuerzo para educar a nueve hijos. Había semanas que había mucho arroz y frijol y alguna semana había un pollo para todos, para mí era ‘la multiplicación de los panes’. Hay buenos recuerdos de fiestas, de ir a la Iglesia y tener un banco solo para la familia… para mis padres era importante que crezcamos con la fe y esto tenía prioridad para ellos. Todo eso me ha dado los lentes para ver la Teología, como veo la realidad de los latinos en este país. Toda mi familia está en Belize, donde nací, no tengo otros familiares en USA”.
 
Sabemos que parte de sus estudios se llevaron a cabo en Estados Unidos, y en relación a su proceso de formación y su discernimiento relata: “Llegué a Estados Unidos a los 18 años. Terminé mis estudios con una Licenciatura en Educación Superior. Regresé a Belize y el Obispo junto con el comité de administración me ofrecieron dirigir una escuela secundaria católica diocesana; al principio no quise,
porque como en la historia de Jeremías, decía que no tenía experiencia y era muy joven. Después de
mucha oración, acepté esta posición y fui director de la secundaria Bishop Martin School. Esto me ayudó a
conocer más sobre la fe. Quería una escuela secundaria que no fuera para una élite, sino que pudiera ayudar a muchos estudiantes que venían de los pueblos y demostrar que, aunque llegaran de aldeas, podrían lograr resultados con buenos maestros y experiencia. Esta experiencia me ayudó a abrir mi corazón. Después de decir no a una relación con una novia, después de rechazar una oferta de trabajo temporal en Oklahoma State University, tuve el espacio para discernir el sacerdocio. Encontré una revista sobre vocaciones llamada Vision Guide que recomiendo a los jóvenes. En ese año 2005 los Padres Paulistas compraron la contraportada para la publicidad, allí aparecían los tres enfoques de los Padres Paulistas: evangelización, reconciliación y ecumenismo. Esto formó parte de mi llamado. Nosotros atraemos al Evangelio por nuestro testimonio y nuestra alegría. Entonces me acerqué a conocer más de los Padres Paulistas, y cuando fui al retiro de discernimiento, en el 2006, en Washington, en el Seminario sentí que mi corazón estaba en casa. Durante los seis años siguientes estudié Teología en Catholic American University, con un énfasis en el Ministerio Hispano, porque vi que era una necesidad en nuestra Iglesia y en nuestro país. Fui enviado a una parroquia en Austin, Texas, donde fui vicario por cuatro años. Allí aprendí a ser sacerdote, era una parroquia donde había diversidad, había personas que venían de la universidad, había gente conservadora, gente más progresista, había latinos, no latinos, había jóvenes y personas con tatoos y de todo, yendo a esa parroquia. Una belleza de la diversidad. Siempre veo la diversidad como una riqueza; no debe ser una amenaza, porque nos da una visión del Reino de Dios, diverso también”.
 
Image:  Father René gives a high five to a young parishionerGracias a su amplia experiencia administrativa el P. Constanza fue nombrado Director Ejecutivo del Centro de Información Católica en Grand Rapids. Siendo Director Ejecutivo por dos años nos cuenta sus
planes y proyectos futuros: “Me di cuenta que nosotros no solamente servíamos a la Diócesis. Aparte de los programas de formación, en cómo crecer en la fe, era importante reconocer cuáles eran las necesidades en la Diócesis para poder ayudar. Empezamos a dar más clases de formación y a formar institutos; así se inició el Instituto Bíblico para crecer en la fe, especialmente en el conocimiento de las Escrituras, dura un año, es en inglés y asisten 54 participantes, entre los que hay latinos también. Comenzamos un Instituto de Liderazgo para jóvenes adultos, con una clase de veinte participantes, hay latinos en un porcentaje muy mínimo. Estos dos institutos trabajan conjuntamente con la Diócesis, en equipos que incluyen personal de la Diócesis. Entonces hablé con Juan Carlos Farías y di una presentación para el grupo de Pastoral de Conjunto, lo que me permitió reconocer una necesidad enorme de formación para hispanos. Y organizamos un grupo de discusión para organizar el Instituto de Liderazgo Pastoral Evangelii Gaudium. La formación durará tres años, con un nivel intermedio, porque pensamos que el nivel básico se llevará a cabo en las parroquias. El proceso es más lento y requiere más tiempo. Estamos hablando de finanzas, de programación y esperamos a tener el Plan Pastoral terminado para poder articular los objetivos. También en estos años tuvimos el V Encuentro lo que nos brindó la posibilidad de escuchar las necesidades de nuestras comunidades. Un muy buen equipo está trabajando en este objetivo y calculamos que se va a empezar en el 2019”.
 
Como nuevo Rector de la Catedral se plantea nuevos desafíos: “Ahora me han pedido que sea el Rector de la Catedral, y ya hemos comenzado algunos cambios. Mudamos todos los departamentos y oficinas de la Catedral al CIC, como el de Educación Religiosa, al Director de Discipulado y Formación de la fe, el P.
Michael Gennessy, vicario de la Catedral con énfasis en ministerios para jóvenes adultos. Por otra parte,
Irene Strom va a ser la Directora de la Misión para el Desarrollo y de los tres institutos. Y ya hemos
comenzado otro instituto, para los mayores de 55 años, el Encore Institute”.
 
Le preguntamos entonces cuál sería su mensaje para nuestra comunidad latina y señala: “Como Rector de la Catedral, mi visión se basa en mi pasado como latino. Quisiera ver más comunidades de base, quisiera que sobresalga la belleza de nuestra fe: el arte, la música; y que se vea que somos una comunidad evangelizadora no solo en la palabra sino en la justicia social. En estos cuatro años quisiera ver el desarrollo de estos planes. No olvidemos la belleza y la bondad de Dios en acción. Es importante que los jóvenes latinos vean a otros líderes latinos en otras posiciones y que estamos al servicio no solo de la Iglesia sino del pueblo.”