Navigate Up
Sign In
Menu

Un mensaje del obispo

El poder de la parábola: Historias de gente común que hacen que la fe cobre vida (Enero/Febrero 2017)
 
Mis queridos amigos,
 
Hace diez años, la Diócesis de Grand Rapids emprendió una nueva aventura para ayudar a difundir la buena noticia, de forma diferente, a todos los católicos de la diócesis. Este instrumento de evangelización pasó a ser lo que hoy es la revista FAITH Grand Rapids y me complace anunciar que en este número (enero/
febrero) se cumple el décimo aniversario de su publicación.
 
Felicito al Obispo Walter Hurley por su decisión de publicar esta revista y en la cual las historias
de fe cobran vida. Jesús enseño a través de parábolas: nada es más atractivo que leer historias de personas que han experimentado a Cristo en los momentos claves de su vida. Historias cotidianas de mujeres, hombres y adolescentes dando prioridad a su fe católica en sus propias vidas. Esto nos recuerda que todos podemos ayudar a construir la Iglesia, aunque sea de una forma minuscula pero significativa.
 
Cada edición ofrece a los lectores las formas de tener una mejor comprensión de su fe Católica: en su casa, en la escuela o en su trabajo. Puede encontrar en ella consejos para la vida diaria y mirar como la fe católica puede ser entretejida en todos los aspectos de la vida. Mi esperanza es que la revista pueda ayudarles a “conectarse” con su fe al aprender más a cerca de la Misa, el cómo relacionarse con su familia a un nivel más profundo, y aprender un poco más sobre las oportunidades que se ofrecen en nuestras parroquias.
 
“Como el cuerpo, que siendo uno, tiene muchos miembros, y los miembros, siendo muchos, forman un solo cuerpo, así también Cristo. Todos nosotros, judíos o griegos, esclavos o libres, nos hemos bautizado en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo, y hemos bebido un solo Espíritu. El cuerpo no está compuesto de un miembro, sino de muchos.” (1 Cor. 12:12-14) Aunque somos muchas partes, debemos contribuir para hacer de la Iglesia un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Es por esto que el Señor nos provee con diferentes dones. Imagínense si todos fuéramos buenos con las matemáticas o buenos para hablar en público. Nunca dependeríamos unos de los otros para formar una totalidad.
 
Esto mismo es verdad en la realidad de nuestras parroquias. Necesitamos gente que pueda servir en diferentes capacidades y que ayuden a nuestras parroquias a prosperar. ¡Nunca sabemos cuándo una inspiración, una “chispa de la gracia divina”, pueda encender el interés en alguno de ustedes! Quizás usted lea sobre una forma de voluntariado en su parroquia que no conocía antes o quizás se enteró acerca de una creciente comunidad Hispana en Grand Rapids  por medio de alguna de nuestras ediciones en Español (que se publica cuatro veces al año). Podemos celebrar nuestra diversidad cultural, los orígenes
étnicos y los talentos, pero nuestra fe es lo que nos hace uno ante el Señor. Juntos, podemos continuar construyendo la Iglesia Católica en Grand Rapids a través de los esfuerzos que acogen a las personas de diverso patrimonio cultural, ocupacional y de talentos.
 
Podemos construir el Reino de los Cielos en la tierra llegando a conocer al Señor más íntimamente a través de la oración frecuente y continuar el buen trabajo que ya se ha comenzado en nuestras parroquias, escuelas y comunidades. ¿Después de haber terminado de leer la revista FAITH Grand Rapids cada mes, pregunto: ¿porque no la pasamos a otros familiares o amigos, o quizás dejarla en la oficina del doctor? Ustedes nunca pueden imaginarse quién la va a tomar y ser inspirado por alguna de las historias de su interior. ¡Esta es otra forma de ser un embajador de Cristo y contribuir en la misión evangelizadora de nuestra Iglesia!
 
Sinceramente suyo en el Señor,
Reverendísimo David J. Walkowiak